12 tipos de noviazgos que quizás no conocías

tipos de novios

Recorriendo la web hemos encontrado un lista con 12 tipos de noviazgos diferentes realizada con un toque de humor, ironía y mucho de realidad, por eso hemos decidido compartirlo con nuestros lectores.

La verdad es que nos hemos visto identificados en más de una de estas relaciones. A ver qué tanto se parecen a las que has tenido tú.

Índice

    El noviazgo llorón

    Este tipo de relaciones está basada en un arma implacable: la extorsión sentimental. Y para ello se utiliza el viejo recurso de las lágrimas, cuál culebrón de baja monta.

    Uno de los dos integrantes de la pareja, que tanto puede ser la novia como el novio, ha descubierto que puede conseguir todo lo que se proponga en base a repentinos ataques de llanto.

    El noviazgo pollito

    También se le podría llamar el noviazgo materno o paterno, según el caso, y se trata de esas relaciones en que uno de los dos busca refugio y contención en el otro cual si fuera una imagen progenitora.

    Este tipo de relaciones, además de no sobrevivir en el tiempo, suelen acarrear serios problemas. Por lo tanto, huye de aquellos que intentan refugiarse bajo tus alas cual si fueras una gallina.

    El noviazgo Osama Bin Laden

    Estas son aquellas relaciones que más que mariposas en el estómago, sin saber en qué momento ni por qué, lo que suelen provocar son víctimas.

    Solo bastará una simple excusa o un fantasma que pertenezca a la memoria de uno de los dos para que estalle la bomba.

    Lo peor que puede suceder ante una relación de estas características es no huir a tiempo.

    El noviazgo Alicate

    Alicates podemos conseguir de dos tipos y con dos funciones específicas: unos aprietan y halan, los otros aprietan y cortan; igual que estos podemos encontrar novios o novias que todo lo que hacen en una relación es apretar y halar, apretar y halar… o en otros casos apretar y cortar; siempre en cualquiera de los dos casos la idea del novio/a alicate será quedarse solo con lo que necesita.

    El verdadero síntoma de estos noviazgos es la falta de compromiso por parte de alguno de los novios o en muchos casos de los dos.

    El noviazgo Microondas

    Este es el peor de los casos, si analizamos para qué fueron creado los microondas veremos que su verdadera misión es apresurar las cosas y lograr que la comida se haga mucho más rápido de lo habitual; pues bien, algunos novios son como estos inventos modernos, lo único que buscan es apurar las situaciones y en todos los casos el resultado sin dudas será un gran fracaso, con algún herido en el camino.

    El noviazgo Ciclón

    El clásico noviazgo problemático, cuya base amorosa se basa en la relación amor-odio: amor-promesas-peleas-reconciliación… y así al infinito.

    Todo lo que los une es esa adrenalina de la constante pelea y reconciliación. Una verdadera tormenta que no puede terminar en otra cosa que no sean grandes tempestades.

    El noviazgo Pink y Cerebro

    Este tipo de relaciones al mejor estilo dibujo animado, está formado por un soñador que quiere conquistar el mundo y su complemento perfecto: el que le dice a todo que sí.

    Un dominador con aires utópicos y un dominado que en la mayor parte de las ocasiones descansa en la comodidad de no hacer más de lo que se le pide.

    El resultado solo puede ser bueno en la medida que se viva en el engaño de esta aparente perfección.

    El noviazgo Peor es nada

    Clásico de resignados que han pasado por cientos de relaciones y ninguna ha sido beneficiosa para sí. Las personas que se amoldan a una relación “peor es nada” generalmente vienen de grandes decepciones.

    Ya sea de sí mismos como de los demás, suelen ser muy conflictuados con su apariencia física o han superado la barrera de los 30 años y creen que ya no es tiempo de soñar con el cuento de príncipes y princesas.

    Grave error, esa mentira en la que viven solo hace que se pierdan la oportunidad de hallar un verdadero amor.

    El Noviazgo bombillo

    Este tipo de noviazgo lejos de llamarse así por su característica de luminosidad o por la facilidad para conseguirlos, está más bien relacionado con un viejo dicho de pueblo: “más cerrado que un bombillo”.

    Si acaso te encuentras en una de estas relaciones el consejo más saludable es: ¡huye!. Nada que te encierre y aparte del resto del mundo puede hacerte bien.

    El Noviazgo 007

    ¿Quién no ha tenido alguna vez una relación de esas que solo uno sabe que las tiene? Pues bien, estas son las relaciones 007.

    Están todos los condimentos de un noviazgo: besos, abrazos, tiempo compartido, planes… pero de hacerlo público: ¡nada! Noviazgos ocultos y secretos, señores y señoras, son los que abundan. Créanlo.

    El Noviazgo equivocado

    Cero coincidencias, cero acuerdos, cero parecidos, cero cosas en común… ¿qué puede haber en una pareja con estas características? Solo equivocación.

    Puede haber algunas cosas en las que no estemos de acuerdo pero cuando somos polos opuestos no creas esa gran mentira de que los opuestos se atraen, solo es algo pasajero y sin dudas es un noviazgo equivocado.

    El Noviazgo eterno

    No quiero contar casos puntuales, porque además de no hacer falta seguramente todos ustedes conocen alguna pareja de estas.

    Muchos años de “calentar la silla” diría mi abuela y “el arroz que se les pasa”. Una eterna novela… pero sin el final feliz, ni las perdices para comer por siempre.

    No se a ustedes pero a mí personalmente me parece una gran pérdida de tiempo mantenerse en una relación de estas ya que no se vislumbra un futuro seguro en algo así.

    Pues bien, si no se sintieron reflejados, seguramente al menos habrán analizado a unos cuantos de los que los rodean; o se habrán reído un buen rato recordando errores pasados, a que sí.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información