Cómo preparar verdaderos exfoliantes caseros

exfoliantes caseros

El exfoliante sirve para eliminar las células muertas de la piel. Ella hace este proceso de manera natural cada 28 días.

Cuando uno no limpia su cuerpo, estas células muertas se quedan obstruyendo el paso para las nuevas y a consecuencia de esto, aparecen los puntos negros y la piel se opaca.

¿Sabias que el azúcar es un exfoliante natural muy adecuado? Lo más sencillo seria tomar un poco poniéndola en la palma de tu mano, humedecerla con agua y frotarlo por tu cuerpo.

Si deseas exfoliar tu piel, tienes que saber qué tipo de piel tienes. Si es grasosa, es recomendable que lo hagas de dos o tres veces por semana.

Si es seca, será suficiente si lo haces una sola vez a la semana. No es necesario ir de compras para adquirir uno, tú misma lo puedes hacer en casa.

Exfoliante para codos #1: mezcla miel, limón y azúcar. Cuando tengas la mezcla, aplica sobre la zona y frota suavemente en movimientos circulares o con la ayuda de una esponja.

Exfoliante para codos #2: mezcla 1 taza de miel con 1/2 de agua tibia y 25 gramos de linaza. Obtendrás una pastita, colócalo en el refrigerador por tres horas y ponlo en las rodillas, codos o talones dejándolo actuar por tres minutos. Enjuaga con agua limpia.

Azúcar morena: Si usas una crema para limpiarte el maquillaje, agarra un puño pequeño de azúcar morena y vierte un poco de tu crema. Humedece un poco tu rostro y aplica la mezcla suavemente. Lava con agua tibia.

Exfoliante para el cuerpo: mezcla 1/4 de taza de azúcar con 3 cucharadas de aceite de oliva. Aplícalo por todo tu cuerpo mientras te bañes. Enjuaga con agua tibia.

Consejos:

  • Mientras exfolias, hazlo con suavidad con movimientos circulares.
  • No aplicar ningún tipo de exfoliante sobre la piel irritada, lastimada o quemada por el sol.
  • Es recomendable que humedezcas el rostro o el cuerpo antes de aplicar el exfoliante. De preferencia, mientras te duchas.
  • No es recomendable hacerlo todos los días.
  • Si compraras un exfoliante, elige los más suaves para el rostro y los más rugosos para el cuerpo.
  • Evita exfoliar en zonas delicadas como: área del bikini, axilas, labios o el contorno de los ojos.
  • No hay problema en frotar en partes rugosas del cuerpo, como: codos, talones y rodillas.
  • Después de cada exfoliada, aplicar una crema hidratante sobre la zona tratada.

¿Lista para exfoliar tu piel? Déjame un comentario y dime qué exfoliante utilizas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información